30 junio 2008

Milano Blanco en Esquel


Casi como un presagio de buenos augurios, para empezar oficialmente con los posteos, tuvimos la visita de una especie muy particular en Esquel el día de hoy.
En una caminata por el mallín de las canchitas (Avenida Irigoyen entre Alvear y Rivadavia, más o menos) me encontré con un Milano blanco. En realidad me pareció verlo a la pasada, no me resistí con el buen día que teníamos, y tuve que volver un rato después con mis binoculares para ver si era... y ahí estaba. No es muy buena la foto que le saqué pero alcanza para distinguirlo, además, estuvo "bailando" para mí durante casi una hora en que me deleité siguiéndolo respetuosamente.

Se alcanzan a distinguir las alas grises y los hombros negros, las patas y cera amarillas, hasta el ojo rojo...! (o soy yo?)

El milano blanco (Elanus leucurus) es un Falconiforme de la familia Accipitridae, es decir, una rapaz diurna emparentada con las águilas. Más allá de cualquier nombre que escuchemos yo me quedo con el que le dan nuestros vecinos de Chile: Bailarín (tengo una predilección por los nombres que dan los chilenos a las aves). A pesar de ser del palo de las águilas tiene el particular hábito de "halconear" propio de sus parientes los halcones. El halconeo es la técnica de mantenerse volando en suspensión, en un punto fijo en relación al suelo, utilizando para eso unos interesantes movimientos de sus alas, esto les permite enfocar con precisión a las presas, normalmente ratones, que se mueven en el piso debajo de ellos.

La otra foto de hoy: típica pose del halconeo, con primarias y secundarias con distinto ángulo de ataque y la cola abierta hacia adelante para maniobrar (o acaso es una gaviota???)

Quizás lo más interesante de este animalito es que, a pesar de estar ampliamente distribuido en América, aquí estamos en el límite sur de su distribución, de hecho, aunque se considera en expansión, los registros en Chubut son recientes. Así que bienvenido a Esquel.

Juan Manuel rubio, un gran aficionado a las aves de Esquel, me comentó haber visto hace poco uno en Trevelin, y también es citado como residente en el valle inferior del Río chubut y visto hasta tan al sur como Sarmiento, por los Kovacs de El Bolsón.

Completan la lista de especies observadas hoy:
Bandada de Mistos
Bandada de Loicas
Un Diucón
Chimangos
Zorzales
Y un halcón plomizo que pasó como un torpedo entre los sauces a baja altura, tan fugazmente que me dejó con dudas...

Les dejo algunos links donde pueden encontrar fotos (fotos de verdad) e información sobre el Milano Blanco, espero que los disfruten y a salir a buscarlo!!!

Javier


Links:
Fotografía de un Milano
Otra foto
Y otra halconeando
Milano blanco en Wikipedia



28 junio 2008

Cachaña, por poquito el loro antártico


Análisis irrespetuoso de los motivos de las cachañas para estar en nuestra ciudad.
Publicado en Puerta E el día 27 de junio de 2008:

http://puertae.blogspot.com/2008/06/nota-de-fin-de-semana-cachaas-unos.html



De las más de 300 especies de loros (aves del orden Psittaciformes) que habitan nuestro planeta, la cachaña es la que tiene la distribución más austral, apareciendo asociada al bosque Andino-Patagónico y llegando hasta tan al sur como la Tierra del Fuego e, incluso, accidentalmente hasta las islas Malvinas. Además de ser el loro más austral del mundo, es el verdadero perico patagónico, ya que es una especie endémica de estas tierras, es decir, que sólo habita esta región del mundo y en ninguna otra.

El nombre que se le dio en el ámbito científico es Enicognathus ferrugineus, pero además de Cachaña, también se la conoce como Cotorra austral, Catita austral, Austral parakeet, Austral conure, o simplemente Loro.

Las cachañas pasan sus días asociadas a los bosques de Lenga y Ñire, donde obtienen su alimento (hojas, frutos, plantas parásitas, flores, semillas, polen, etc.), y los sitios para anidar (principalmente huecos en los árboles). Pero su ciclo de vida implica ciertos desplazamientos locales disparados por las condiciones climáticas y la disponibilidad de comida en su entorno.

En los últimos meses hemos tenido una presencia muy importante de estos loros en nuestra ciudad, aglomerándose en las araucarias dispersas entre el arbolado urbano y en los patios de las casas, y alimentándose de los nutritivos piñones. Esto generó consultas por parte de los vecinos a través de distintos medios de comunicación.

Se agradece a los autores de las fotos por el préstamo.

Las preguntas que nos planteamos en Esquel Aves, para analizar la situación, fueron varias:

¿Por qué aparecen cachañas en esta época?
Estas aves tienen la costumbre de migrar anualmente hacia el Este en las épocas más frías, principalmente cuando su área de distribución se cubre de nieve. Es por eso que es habitual encontrarlas en nuestra ciudad durante la época invernal. Es conocida la afirmación popular que supone que la presencia de cachañas en la ciudad anticipa una nevada, como una suerte de pronóstico natural.

La ciudad representa un refugio invernal para algunas especies de aves de la cordillera, que aquí encuentran, no sólo una temperatura levemente superior a la de los alrededores, sino una mayor disponibilidad de alimento, principalmente para las aves granívoras o semilleras. Otras especies que aprovechan la oferta urbana en invierno son los tordos, los chingolos, los cabecitanegras, los picaflores, entre otras. Todas aves que, si bien se pueden encontrar en cualquier época, es en invierno cuando son más notorias en la ciudad.

¿Por qué hay tantas? ¿Hay más que otros años?
Es posible que la cantidad de cachañas que se presentaron en nuestra ciudad este año sea superior a la de años anteriores, la causa de esto es difícil de determinar pero se pueden arriesgar algunas hipótesis.

Por un lado, la relación directa que mencionan los pobladores más antiguos, entre la abundancia de cachañas y la crudeza del invierno, es decir, cabe la posibilidad que este invierno se nos congelen hasta los huesos, y caiga un metro de nieve. Si bien entramos lentamente en el invierno y nada parece ocurrir, habrá que esperar para ver si esta teoría se cumple.

Por otro lado, existe una extraña coincidencia entre la aparición temprana de las cachañas en la ciudad, y la presencia de ceniza provista descaradamente por, nuestro amigo, el volcán Chaitén. Este hecho nos permite inferir que, dado que la cachaña posee un mecanismo migratorio estacional que se dispara con la presencia de nieve, es posible que la ceniza sea interpretada de la misma forma por las aves. Entonces, teniendo en cuenta que durante varias semanas toda la zona se vio cubierta por un manto gris, esto puede haber generado un éxodo masivo desde el bosque hacia el Este, concentrándose muchos individuos en la ciudad de Esquel.

¿Por qué aparecieron muertas en tanta cantidad?
Las muertes que se observaron en la ciudad, pueden tener varios orígenes. En principio, por una relación directa, el hecho que haya una gran cantidad de cachañas, implica que la cantidad de individuos muertos también sea alta. A su vez, al ser más evidentes aumentan los riesgos, estando más expuestas al tránsito, y a las gomeras. Y, por supuesto, habría que evaluar los efectos propios de la inhalación de la ceniza en un ave que, de por sí, es un animal con un metabolismo muy frágil. Los estudios previos consultados suponen que la mortandad de aves a causa de la ceniza volcánica, es mínima.Además, podemos suponer que estas aves, autóctonas, tienen cierto grado de adaptación a este tipo de eventos, ya que si bien a nosotros nos golpeó por primera vez, la actividad volcánica, considerada en tiempos geológicos, es un fenómeno bastante corriente en nuestra zona, y las especies de aves llevan millones de años conviviendo con este tipo de procesos. A su vez, al ser un fenómeno tan catastrófico y con un área afectada tan amplia, los efectos sobre las especies han de haber sido muy importantes, es decir que los individuos que no se adaptaron, probablemente hayan sido eliminados tempranamente.

En síntesis, la presencia de cachañas en nuestra ciudad es innegable, pero, lejos de ser preocupante, deberíamos ver en este hecho una oportunidad única para acercarnos al mundo de las aves y poder disfrutar de la naturaleza desde la ventana de nuestra casa, durante esta época fría. Las cachañas, son unas aves majestuosas, vestidas con el verde del bosque, que se acercan a convivir con nosotros por períodos breves, no podemos desaprovechar la oportunidad que tenemos para apreciar su belleza. Sólo con observarlas un rato, verlas interactuar entre sí y con el ambiente, se vislumbra, breve pero inobjetable, el enorme encanto del mundo natural. ¡Disfrutémoslo!


--
Nota: Posteriormente a la publicación del artículo en Puerta E, recibí la respuesta de Soledad Díaz especialista de Bariloche en Cachañas, que me comentaba que la sospecha de ellos es que este movimiento en masa de las cachañas se debe principalmente a la fuerte SEQUÍA que hubo en toda la zona el verano pasado, y esto haría que la disponibilidad de alimento baje mucho y antes de lo previsto, lo que las llevó a venir a la ciudad.

Mandanos un mail!

Sumate a nuestro sitio de Facebook: . .
. Unite al Foro de Esquel Aves
Se ha producido un error en este gadget.