08 agosto 2008

Quebrada del Condorito

El 28 de noviembre de 1996, con el objetivo de proteger las cabeceras de cuencas hídricas de las altas cumbres de la provincia de Córdoba, conservar la biodiversidad y a la población más oriental de cóndores de Argentina, fue creado el Parque Nacional Quebrada del Condorito. Este parque que se encuentra 110 km al oeste de la capital provincial, abarca parte de las quebradas del cordón de las Sierras Grandes y la altiplanicie de Pampa de Achala, cuya altura supera los 2000 m.s.n.m.









La quebrada es un cañadón profundo en forma de "v" por donde corre el Río de los Condoritos y en cuyas paredes crecen bosques de Maitenes (de origen andino-patagónico) y Tabaquillos (del norte de los Andes, llega hasta Venezuela). Este último es un árbol de corteza rojiza que se desprende y parece papel secante.
Estas serranías, por su ubicación, reciben influencias de diversos ambientes, encontrándose plantas y animales típicos de territorios andinos, de la estepa patagónica, del pastizal pampeano y de la región chaqueña, haciendo de este lugar una gran "isla" biogeográfica.

La caminata por el pastizal de altura fue alucinante. El sendero brillaba por los pedacitos de mica y cuarzo esparcidos, desprendidos de las rocas más grandes. A pocos metros de la seccional donde nos registramos para subir, nos topamos con un gavilán ceniciento (hembra) posado en una roca que nos permitió admirar su belleza y luego con pocos aleteos despegó y se alejó planeando...

Nos llevó 2 horas llegar hasta el balcón norte en donde fuimos recibidos por una loica y un gaucho serrano que casi nos exigían les dieramos del pan y las galletitas que llevabamos! No podía creer tenerlos tan cerca (+/- 50 cm) y poder fotografiarlos tan fácilmente.


















Para mi sorpresa, y enojo, me quedé sin batería en la cámara... No podía creer estar en un paraíso así, sabiendo que había altas probabilidades de avistar cóndores, y no poder sacar fotos!!. Pero no todo estaba perdido. Dos de los aventureros que nos acompañaron en la travesía traían cámaras, asique me alegraron de nuevo =) Iba a poder mostrarles a todos los lectores de Esquel Aves este hermoso lugar y sus joyas aladas.
Bajamos hasta el río y ahora tocaba subir por la quebrada... y que subidita amigo!!! Tardamos 2 horas más en llegar al balcón sur, y sí que valió la pena el esfuerzo, miren:



En seguida tres cóndores adultos surcando el aire de la quebrada, luego otros dos juveniles, y así fueron apareciendo por doquier y desapareciendo con ese vuelo majestuoso que los caracteriza.

Cuando llegaron todos a la cumbre, emprendimos camino hacia el refugio Gimenez, en donde hicimos noche. En 20 minutos estabamos en un puesto de piedra, una construcción viejísima que nos protegió del viento. Nos estaban esperando allí una pareja de Verdones (Embernagra platensis) y un cobayo gris que se asustó con nuestra presencia. Tuvimos suerte que nos tocó una noche bastante cálida para las temperaturas que pueden llegar a hacer ahí arriba (-25ºC) y super estrellada con una media luna que nos sonreía. Desde la altura veíamos la ciudad de Córdoba iluminada y todos los pueblitos vecinos con sus luces.



A la mañana siguiente desayuno y retirada. Otro día hermoso de cielo celeste lleno de aves. De nuevo la pareja de Verdones esperando algunas migas, un Zorzal Chiguanco solitario y Carpinteros Reales cantando al astro rey. Hasta el cobayo se animó a salir al sol!.
Otra vez en el balcón sur, nos sorprendieron los cóndores con sus siluetas inconfundibles volando muy cerca nuestro. Más fotos y a bajar... En el camino, Gavilanes Cenicientos, Yales Plomizos, Halcones Peregrinos, Loicas, Dormilonas, Camineras, Inambúes, Picodeoro grande, Gauchos Serranos, Aguila Mora, Remolineras Chicas, Aguilucho Común y un sinfin de pajaritos volando a nuestro paso.

La quebrada cubrió todas nuestras espectativas y mucho más. El grupo de ascenso muy divertido y dispuesto a todo, en todo momento hubo sonrisas y caras de felicidad plena.
Sin duda es un lugar al que quiero volver y pasar varios días. Las aves de allí parecen posar para uno. Es increíble. Gracias a los compañeros: Anita, Yoana, Emanuel, Jorge y Sebas, por la buena onda. Gracias Quebrada del Condorito por recibirnos así. Gracias Pacha por tus hermosos paisajes.

Agradezco a Anabela Vicini por la foto del cóndor, del refugio y del balcón norte. Y a la Administración de Parques Nacionales por la información brindada.



Gracias Ema y flia Fuentes por todo el cariño y por hacerme el aguante en este primer trayecto de mi viaje.




Maria Pia Floria.

No hay comentarios:

Mandanos un mail!

Sumate a nuestro sitio de Facebook: . .
. Unite al Foro de Esquel Aves
Se ha producido un error en este gadget.